El home office provocó un aumento en el síndrome de burnout

20


Según la Organización Mundial de la Salud, el burnout (el síndrome del trabajador quemado) afecta al 10% de la población mundial. Será incluido en la lista de enfermedades reconocidas por la entidad en 2022. Según Anna Fornés, pedagoga barcelonesa que desde el 2006 dirige la Fundació Factor Humà, que trabaja para difundir las buenas prácticas de administración del talento, “es un problema grave y parece que no somos lo suficientemente conscientes de ello”.

“En general, creo que las vertientes de la salud mental y de los riesgos psicosociales en el entorno laboral, como el agotamiento laboral, están muy poco contemplada en la tarea preventiva de las organizaciones, muy centradas hasta ahora en los riesgos físicos y en su cumplimiento legal”, consideró.

Con la llegada de la pandemia de COVID-19, las empresas se apresuraron a implementar una serie de medidas para poder mantenerse en funcionamiento. Una de ellas fue la transición de los empleados para que trabajaran desde su casa. A medida que las herramientas de productividad agilizaron los procesos de operaciones virtuales y las llamadas de Zoom se convirtieron en la norma para las reuniones, los trabajadores rápidamente intentaron adaptarse a lo nuevo, aunque hubo quienes pronto comenzaron a sentirse demasiado cansados y descontentos, agotados por las mismas herramientas y procesos destinados a ayudarlos y el estrés del trabajo finalmente pasó factura.

Los indicadores del síndrome burnout han aumentado drásticamente en algunas instituciones de educación superior durante el último año, según encuestas realizadas en Estados Unidos y Europa. En un sondeo de 1.122 profesores estadounidenses que se centró en los efectos de la pandemia, casi el 70% de los encuestados dijeron que se sentían estresados, más del doble que en 2019 que fueron el 32%.

La encuesta, realizada por The Chronicle of Higher Education y la firma de servicios financieros Fidelity Investments en Boston, Massachusetts, también encontró que más de dos tercios de los encuestados se sentían fatigados, en comparación con menos de un tercio en 2019. Durante 2020, El 35% se sintió enojado, mientras que solo el 12% dijo eso en 2019. Los resultados se publicaron el mes pasado.

Más de la mitad de las personas encuestadas dijeron que estaban considerando seriamente cambiar de carrera o jubilarse anticipadamente. Los efectos emocionales y de otro tipo del agotamiento relacionado con la pandemia fueron peores para las profesoras: el 75% de las mujeres informó sentirse estresadas, en comparación con el 59% de los hombres. Por el contrario, en 2019, ese número fue del 34% para las mujeres encuestadas. Aproximadamente ocho de cada diez mujeres también indicaron que su carga de trabajo había aumentado como resultado de la pandemia, en comparación con siete de cada diez hombres. Casi tres cuartas partes de las profesoras informaron que su equilibrio entre el trabajo y la vida personal se deterioró en 2020, en comparación con poco menos de dos tercios de los hombres encuestados.

Una encuesta similar en Europa ofrece una instantánea igualmente sombría, que muestra un aumento drástico en las tasas de estrés y problemas de salud mental en la fuerza laboral científica académica. El número de víctimas de la pandemia ahora también incluye una incertidumbre desenfrenada en la carrera.

¿Es sólo trabajo?

Investigaciones recientes muestran que la depresión y la ansiedad han ido en aumento desde que comenzó la pandemia. Aún más alarmante, el estudio del Índice de Salud Mental de Life Works, entidad que se ha especializado en registrar desde Toronto este valor año a año para la población mundial encontró una puntuación de salud mental negativa constante.

Uno de los ítems mencionados para este descontento se centra en que cómo los empleados siguen siendo muy conscientes de las incertidumbres laborales, algunos tienden a trabajar con poca consideración por la salud física o mental solo para asegurarse de que se sientan seguros en su trabajo. Todas estas piezas encastran hacia la mala salud mental y el agotamiento, que perjudican tanto a los empleados individuales como a las empresas.

Fornés asegura que es preciso “encarar una reevaluación reconociendo los desafíos que presenta el trabajo remoto en la era de COVID”.

La profesora Deirdre O’Shea, titular de Psicología del Trabajo y de las Organizaciones en Universidad de Limerick, dice que “el agotamiento es un proceso. No nos despertamos una mañana y decimos: ‘Estoy agotado’”. Para ella la pandemia ha exacerbado este cuadro. “Es una circunstancia que ha exagerado la cantidad de razones por las que uno se quema”.

Para muchos, el entorno de la pandemia ha presentado enormes desafíos. “Tuvimos que aprender una forma completamente nueva no solo de vivir, sino también de trabajar”, dijo O’Shea. “Teníamos una autonomía mucho menor. Tuvimos un aumento en la carga de trabajo porque debimos aprender las nuevas formas de hacer nuestra tarea. Redujimos el apoyo social, aumentó el aislamiento, redujimos los recursos físicos. Además, teníamos una gran cantidad de preocupación y ansiedad. Esta es literalmente la clasificación de lo que causa el agotamiento: aumento de la demanda y disminución de recursos”, explicó.

Opciones para lidiar con el fuego

Uno de sus mecanismos de afrontamiento en los días malos que recomiendan los profesionales es reducir las obligaciones diarias. Elegir tres cosas para la lista de tareas del día, y eso es el índice con el que lidiar aceptablemente. “Si las expectativas son cumplir con 10, al final del día, tendrás una sensación de fracaso”, afirma Fornés. O´Shea también recomienda esta estrategia. “Una lista de tareas pendientes, le da a tu cerebro una pequeña oleada de dopamina. A veces se necesitan pequeños cambios en el entorno para que desaparezca esa sensación de agotamiento”, sugiere. “Incluso si solo tengo este correo electrónico que no quiero escribir, pero lo hago, elijo hacerlo de la manera más amable o honesta que pueda”, completa.

Otro síntoma del agotamiento es la falta de eficacia que puede intensificarse con el trabajo remoto para aquellos que dependen del andamiaje de la vida en la oficina para estructurar su día. “Cuando estás en casa, no hay las mismas señales, recordatorios y recompensas. De modo que dependes de la estructura de tu propio cerebro para crearlos. Y el riesgo entonces es que se mueva entre hacer correos electrónicos, escribir ese informe, hacer esa llamada y verificar las redes sociales”, precisó O´Shea. “Pero nuestros cerebros no están diseñados para realizar múltiples tareas y el resultado es una fatiga intensa”.

La psicoterapeuta Siobhan Murray, autora de “The burnout Solution” (La solución al burnout), dice que muchas organizaciones son muy conscientes de la presión sobre los empleados y están tratando de ayudarlos a establecer límites en el trabajo. “La palabra ‘límite’ se ha exagerado mucho, pero en última instancia, necesitamos tener esos límites para nosotros. Los empleadores pueden ayudar, pero debemos ponerlos en práctica”, sentencia.

Tanto Murray como O’Shea son fanáticas de programar descansos de cinco minutos en su día. “Incluso si es solo practicar la respiración de caja mientras la tetera hierve”, dice Murray. El ejercicio físico es “increíblemente importante. Unas cuantas flexiones o una pequeña caminata son clave “, completa O´Shea. De hecho Murray implementó la idea de un “viaje falso”: una caminata de 20 minutos al comienzo y al final de la jornada laboral.

“Aporta el propio sentido al trabajo. Establezca metas frecuentes, alcanzables, pero un poco desafiantes. Programe un tiempo para un enfoque profundo y desactive las notificaciones y trate de dormir bien, sin pantallas en la mesa de luz”, concluye Deirdre O’Shea.