Lo que los científicos han descubierto sobre el coronavirus en los 6 primeros meses de la pandemia

58


A pesar de un esfuerzo internacional sin precedentes, el nuevo coronavirus, denominado SARS-CoV-2, continúa avanzando, infectando a miles de personas todos los días.

Seis meses después de que se detectaran los primeros casos de covid-19, la enfermedad que produce este patógeno, ¿qué han descubierto los científicos al tratar de contenerlo?

Activando la alarma

El nuevo coronavirus tomó a todos por sorpresa.

Mientras gran parte del mundo se preparaba para recibir al nuevo año 2020, el doctor Li Wenliang estaba trabajando en el Departamento de Emergencias del Hospital Central de Wuhan, donde siete pacientes, todos con neumonía, habían sido puestos en cuarentena.

El doctor Li envió mensajes a un grupo de colegas en un WeChat privado el 30 de diciembre, advirtiéndoles de un posible brote viral.

Tres días después de enviar mensajes de texto a sus compañeros, Li fue detenido por la policía, junto con otros ocho médicos, por «difundir rumores», según los medios chinos.

Doctor Li Wenliang

Poco después de regresar al trabajo, Li contrajo covid-19. Murió el 7 de febrero, a los 34 años, dejando a un hijo y a su esposa embarazada.

Escena del crimen

A lo largo de las últimas semanas de diciembre de 2019, a medida que más médicos y enfermeras, además del doctor Li, comenzaron a advertir sobre un posible brote viral, los trabajadores de salud fueron los primeros en notar que la mayoría de sus pacientes trabajaban en el mercado de Huanan, en Wuhan, donde se vendía todo tipo de animales, desde aves de corral vivas hasta peces, reptiles y otros animales salvajes.

A medida que surgieron más y más casos del virus misterioso, el 31 de diciembre, la Comisión de Salud de Wuhan presentó su primer informe oficial a Pekín.

Al día siguiente, el mercado fue puesto en cuarentena.

Hoy, los científicos son unánimes al creer que se produjo un gran brote en el mercado, pero parece poco probable que haya sido el lugar donde surgió el virus por primera vez.

Según un reporte de investigadores médicos de Wuhan, publicado en en enero The Lancet, posteriormente se descubrió que el primer caso humano de covid-19 ocurrió antes del brote en el mercado: un anciano de Wuhan que desarrolló síntomas desde el 1 de diciembre de 2019 y que no tenía vínculos concluyentes con Huanan.

Apenas nueve días después de la primera muerte reportada de un paciente con covid-19, el 11 de enero, ya se habían registrado casos en Japón, Corea del Sur y Tailandia.

En solo seis meses, el covid-19 se ha extendido a 188 países e infectado a más de 6,6 millones de personas.

Perfilando a un asesino

«Nuestra primera pregunta es siempre, ¿qué es?», dice el profesor de inmunología Kristian Andersen

El laboratorio de Andersen se especializa en genética de enfermedades infecciosas. Investiga cómo los virus saltan de animales a humanos y causan brotes a gran escala.

Así como un tercio de la población mundial, el profesor Kristian Andersen está viviendo y trabajando en cuarentena.
Descifrar el genoma de un virus generalmente lleva meses, incluso años.

Sin embargo, el 10 de enero, científicos del Instituto de Virología de Wuhan, dirigidos por el profesor Yong-Zhen Zhang, publicaron la primera secuencia genómica del SARS-CoV-2, posiblemente la pieza más crucial del rompecabezas, después de analizar muestras nasales de pacientes infectados.

El código genético completo revelaría exactamente qué era y cómo podría extenderse.

«Tan pronto como vimos esa primera secuencia, supimos de inmediato que era un tipo de coronavirus, y que era 80% idéntico al SARS», dice Andersen.

El virus del Síndrome Agudo Respiratorio Severo (SARS) causó un brote en Asia entre 2002 y 2003 que infectó a cerca de 8.000 personas y mató a casi 800.

Los coronavirus son una gran familia de virus. Cientos de ellos circulan entre animales como cerdos, camellos, murciélagos y gatos.

El SARS-CoV-2, causante del covid-19, es solo el séptimo coronavirus que se cree que saltó de otro animal a un humano.

«Nuestra segunda pregunta es cómo podemos diagnosticarlo, lo que lleva a aplicar pruebas y a comprender la forma en que se transmite el virus», dice Andersen.

«Y la tercera pregunta es ¿cómo podemos desarrollar vacunas contra él? Todo puede responderse con la genética», señala.

Anderson asegura que hay pruebas abrumadoras de que el virus se originó en un murciélago.

«En última instancia, esto comenzó en un murciélago. Sabemos que este es un virus completamente natural, porque hay muchos virus similares encontrados en los murciélagos», explica. «Lo que no sabemos es cómo llegó a los humanos».

El equipo de Andersen ha estudiado otro coronavirus encontrado en un murciélago, que era 96% idéntico al SARS-CoV-2.

También han visto fuertes similitudes con otro virus similar que se encuentra en los pangolines, uno de los mamíferos más traficados en Asia.

¿Podría el virus haber saltado de un murciélago a otro animal intermediario como un pangolín, donde recogió algunas proteínas adicionales, antes de saltar finalmente a un humano? Para los científicos, la investigación continúa.