¿Cómo elegir qué arte marcial practicar?

409


Existen varias disciplinas dentro de las artes marciales, algunas más conocidas que otras. Por ello, a veces puede ser algo complicado elegir qué arte marcial practicar. A continuación, una breve guía para que puedas decidirte por la más adecuada según tus gustos, preferencias y objetivos.

Tips para elegir qué arte marcial practicar

Aunque las más populares sean las originarias de Asia, hay muchas artes marciales de otros continentes. Es muy importante tener en cuenta ciertas cuestiones antes de elegir qué arte marcial practicar. Una vez que hayas analizado las variables, podrás escoger la más adecuada para ti:

1. Según el tipo de contacto

Como primera medida, tienes que saber que las artes marciales son un deporte de contacto, a diferencia de lo que sucede por ejemplo con el tenis o el atletismo. Ahora bien, eso no quiere decir que en todas las disciplinas estarás siempre cuerpo a cuerpo con el oponente.

Dentro de las artes marciales, podemos encontrar las de contacto de golpe, como el karate y el taekwondo, o las de contacto de agarre, como el jiu jitsu y el judo. En las primeras hay más distancia con el contrincante, en tanto que las segundas incluyen forcejeos y más tiempo cerca del contrincante.

2. Según tus intereses culturales

Esta es otra cuestión para tener en cuenta al elegir qué arte marcial practicar. Puede que pienses, ¿qué relación hay entre la cultura y el deporte? En el caso de las artes marciales, mucha. Esto se debe a que estas disciplinas se han creado basándose en la filosofía de un país, región o ciudad en particular.

Es posible transmitir valores importantes a través del taekwondo en niños.

Por lo tanto, si te encanta la cultura coreana, elige el taekwondo; si prefieres saberlo todo sobre la cultura japonesa, opta por el sumo. En cambio, si por ejemplo te interesa saber sobre cultura africana o tribal, puedes probar una clase de capoeira.

3. Según tu edad

Elegir qué arte marcial puede practicar un niño es quizás una tarea para los padres, pero también implica tener en cuenta los gustos del pequeño. En la niñez, se recomiendan disciplinas tales como el taekwondo o el karate, y no algunas más «agresivas» como el muay thai.

En el caso de un adolescente o persona joven, se tiene la opción de elegir casi cualquier arte marcial que se desee, debido a que ya a esa edad el control del cuerpo es mayor. Para los adultos o personas mayores, el wing chun o el aikido pueden ser buenas alternativas. Ambos se basan en el uso de manos y brazos para defenderse.

4. Según tu objetivo

Esto es muy importante a la hora de saber elegir qué arte marcial es la ideal. Entonces, pregúntate ¿qué quiero conseguir practicando artes marciales? Puede que tu respuesta sea «defensa personal» o «el ejercicio cardiovascular».

Por otra parte, tal vez buscas algo para «reducir el estrés» o para «conectar contigo mismo». La buena noticia es que seguro hallarás una disciplina acorde a tus objetivos.

5. Según lo que quieras o puedas gastar

Debes saber también que practicar un arte marcial no siempre es barato. La vestimenta, los cinturones, los elementos —por ejemplo guantes y vendas— pueden costar más de lo que crees.

La preparación física para los deportes de contacto debe priorizar aspectos como la fuerza.

Todo esto se suma a lo que se invierte en las clases o en ir a torneos y competiciones. Presta atención a cuán lejos te queda la escuela de artes marciales y si podrás afrontar el gasto durante varios años, dado que las artes marciales son como una carrera.

6. Según tu estado físico

Por último, para practicar artes marciales debes tener cierta resistencia, además de fuerza, potencia y flexibilidad. Esto no quiere decir que debes estar bien entrenado, pero sí que tendrás que esforzarte bastante en cada clase. El desgaste físico en un cuadrilátero o tatami es bastante alto.

El kickboxing o el muay thai requieren de un «fondo físico mayor», mientras que el kung fu o la capoeira son más rítmicas que intensas. Y en el caso del jiu jitsu o el judo, las llaves y el forcejeo te pueden dejar bastante cansado.

Finalmente, una buena recomendación es asistir a una clase de prueba de cualquier arte marcial que te interese y ver si realmente es para ti. Si no es así, ¡puedes probar con cualquier otra!