Análisis de Ninja Gaiden Master Collection

11


¿Cuán discutible es la idea de traer un recopilatorio de Ninja Gaiden con sus versiones Sigma como ha hecho Koei Tecmo con su Ninja Gaiden Master Collection? Una muestra bastante ilustrativa a modo de anécdota: un fan llevó a Tomonobu Itagaki, mente pensante tras el regreso del ninja hace ya más de 15 años, una copia de Ninja Gaiden Sigma en la presentación de Ninja Gaiden 2 en España. El artista japonés, ni corto ni perezoso, se negó a firmarla. ¿Por qué? Porque no consideraba que la aventura de Ryu Hayabusa en PS3 fuese de su autoría a pesar de tratarse de una suerte de remake de su obra original en Xbox. ¿Exageró el mítico creador de la saga Dead or Alive o tenía razones para tomar dicha decisión? Dadas las circunstancias del desarrollo de Sigma, lo entiendo perfectamente: se hizo a las espaldas de su creador original y, aunque competente en una PS3 muy necesitada de estrenos entonces, muchas de las decisiones tomadas en su desarrollo traicionaban muchas de las ideas nacidas del original de Xbox.

¿Está la recopilación condenada al fracaso? No, pero es evidente que se echa de menos algo de mimo para una de las franquicias más legendarias de Tecmo que, a pesar de su total ausencia en las tiendas durante años, habría merecido un trato más digno que el recibido en el presente estreno. Un relanzamiento de las tres entregas sin mayores celebraciones que su propia presencia. Punto. ¿Quizás algunas galerías o entrevistas? ¿Un gesto que vista al conjunto con algo de celebración a una trilogía que sigue siendo importante entre el género hack and slash? Lo que no habría hecho si fuese la editora, desde luego, es limitar la llegada de un Ninja Gaiden 4 a las ventas de una recopilación descafeinada que no contentará a sus más acérrimos fans, perfectamente conocedores de la grandeza de las dos versiones originales del software.

Entonces… ¿Para quién es Ninja Gaiden Master Collection? Para jugadores que no se han enfrentado nunca a una aventura de Ryu Hayabusa y que ahora podrán hacerlo en consolas contemporáneas sin tener que acudir al trastero para conocer sus desafiantes producciones. ¿Listo para empuñar la Espada del Dragón?

Ninja Gaiden Sigma: la visión de Hayashi

Imaginad la siguiente situación: un viajero del tiempo mata una mosca en 2005 y Demon’s Souls acaba saliendo un tiempo después de su estreno en PS3 en Xbox 360. Imaginad que, un segundo equipo dentro de FromSoftware decide hacer cambios jugables y estéticos con el fin de hacerlo más accesible para los nuevos seguidores que disfrutarían del título en la consola de Microsoft. ¿Estaríais a favor o en contra? Contentaría a la vertiente crítica que demanda modos fáciles para los juegos del estilo Souls y encontraría, quizás, una nueva audiencia a costa de su pureza jugable, ¿no? Pues la situación de Ninja Gaiden Sigma fue algo parecido: lejos de ser un absoluto desastre, y aunque sea satisfactorio para jugadores que no jugaron al original o Black en su día, tomó una serie de decisiones y medidas algo polémicas para cualquier fan conocedor del software original.

Es evidente que Hayashi y su equipo decidieron tomar un rumbo distinto para una saga que, en realidad, no era de su autoría, y en manos de los jugadores quedó deliberar si la visión de uno u otro artista era la adecuada para el devenir de la marca. No sé si algún día sabremos si el presente proyecto responde a una creencia del propio Hayashi o el deseo comercial de la propia Tecmo. ¿Tú qué prefieres? Me atrevería a decir que los jugadores de Xbox tenían clara la decisión; los de PlayStation 3 no tenían otra opción que aceptar la visión de Hayashi en sus consolas. La cuestión es que Sigma tiene muchas de las claves que hicieron grande a Ninja Gaiden, pero también es cierto que no es tan desafiante como el original y pierde algo de la esencia que lo convirtió en uno de los grandes videojuegos exclusivos de la primera consola de Microsoft.

Ninja Gaiden Master Collection análisis

Viendo los fueros tomados por Ninja Gaiden Sigma, no es de extrañar algunas decisiones tomadas en Ninja Gaiden Sigma 2. Se sacrificó la endiablada dificultad del juego original por una resolución mayor en PlayStation 3 ahorrando enemigos en pantalla. Se intentó paliar dichas circunstancias con numeroso contenido extra (aunque mucho reaprovechado de la entrega pretérita, ciertamente) y algunos añadidos que crearon división entre los jugadores del original y los nuevos usuarios de la consola de Sony. Sin embargo, y aunque las decisiones tomadas por el otro Team Ninja puedan ser justificables o no, la realidad es que hay algunas medidas tomadas en la producción lanzada hace ya algo más de diez años que sí podrían haberse replanteado en su reestreno en la Master Collection. No, no hablo del grotesco control de pechos femeninos mediante Sixaxis: hablo del asunto de la sangre.

Por poner en situación a los ajenos al problema estético del flujo carmesí: en lugar de rebajar el tono de sangre o gore, el Team Ninja decidió sustituir el plasma por una suerte de humareda morada fuera de lugar. No gustó entonces y no gusta ahora. Sin intención de reabrir un debate más antiguo que las consolas que reciben los nuevos ports, ¿qué justificación puede existir para extraer todo rastro de sangre y dejar una opción de tan pésimo gusto como la del Sixaxis? ¿Habría sido un gran problema cambiarlo? Visto el vago esfuerzo realizado en general con la Master Collection creo que la decisión obedece más a la ley del mínimo esfuerzo que a la buena intención de corregir algo que, indiscutiblemente, no satisfacía a nadie.

La cuestión es que Ninja Gaiden 2 y Ninja Gaiden Sigma 2, siendo juegos parecidos son muy distintos entre sí en la práctica. Un problema (o virtud para algún jugador que disfrute más de una experiencia más sosegada a los mandos de su consola) que Ninja Gaiden 3 no tiene. Más que respetando las ideas de Itagaki, la tercera parte y su posterior reedición, Razor’s Edge, siguió el rumbo previsto por el nuevo Team Ninja capitaneado por Hayashi, con una aventura de Ryu Hayabusa cumplidora, pero que estaba lejos de los grandes capítulos protagonizados en el pasado. Lo que encontramos aquí es una versión completísima de Ninja Gaiden 3, con todos los extras que se sumaron protagonizados por viejos conocidos de la propia saga y su franquicia hermana Dead or Alive.

Ninja Gaiden 3, el único original

Ninja Gaiden Master Collection Xbox One

¿El principal problema del pack? Como ya hemos dicho, su poco trabajo y mimo en general. Mejorar tres juegos de la generación de PS3 y Xbox 360 en máquinas actuales se antoja como el mínimo imprescindible para disfrutar de los tres títulos en PS4, Xbox One, Switch, PC y la nueva generación ¿Qué queda al final con la Master Collection? Un producto poco satisfactorio para los fans tradicionales y un recopilatorio incapaz de suponer un homenaje coherente para cualquier curioso de la franquicia. ¿No te gustaron los Sigma? Más allá de las mejoras técnicas de consolas de nueva generación, nada destacable. Hay tan poco cuidado al detalle que ni siquiera se han molestado en restaurar las entradillas del Team Ninja a Full HD, una muestra del nulo cariño en la presente producción. En resumen: si de las ventas de la Master Collection dependiera la llegada de Ninja Gaiden 4 no tendría mucha esperanza.

Llegados al final del análisis, la pregunta es evidente: ¿Por qué Koei Tecmo no ha tirado de los Ninja Gaiden y Ninja Gaiden 2 originales si tan distintos y celebrados por la comunidad resultan? Sencillo: porque según el director del Team Ninja, Fumihiko Yasuda, el código de ambos programas y Ninja Gaiden Black son irrecuperables. Triste, ¿verdad? La realidad es que no todo es negro, y celebrar que jugadores nuevos puedan disfrutar de las aventuras de Ryu Hayabusa, aunque sea en versiones distintas a las originales, ya es una noticia positiva. Se queda corta, no obstante, si tenemos en cuenta el valor de la marca y el poso que dejó entre los amantes de la acción y el hack and slash en la primera década del siglo XXI.

Ninja Gaiden Master Collection Xbox One

¿Qué deberíamos aprender de la experiencia de la Master Collection de Ninja Gaiden? Que las empresas deberían ser más conscientes del público al que dirigen sus productos y que la preservación de videojuegos, mientras no sea importante para las propias desarrolladoras, nunca podrá serlo para el resto de la industria. La otra lección radica en la presentación del proyecto: hace falta más cuidado al detalle que tres copias del juego y cumplir lo justo con las nuevas generaciones de consolas para ser un producto mínimamente atractivo. Es perogrullo: Ryu Hayabusa merecía algo más.

Incluso en sus versiones más polémicas, Ninja Gaiden sigue siendo una trilogía muy disfrutable. Aunque es discutible la elección de los juegos de Hayashi en lugar de los de Itagaki, lo que se discute de la Ninja Gaiden Master Collection no es tanto la calidad de los tres juegos como la presentación de los mismos en los sistemas contemporáneos en los que se estrena el próximo 10 junio. Es una saga legendaria que merece más mimo y cariño que el mostrado en el presente pack.

5 cosas que debes saber:

  • Un recopilatorio con la versión de Hayashi del Ninja Gaiden contemporáneo.
  • Son tres videojuegos muy competentes, pero no se ha mimado nada su vuelta a las consolas actuales.
  • Mejoras en resolución en rendimiento de los títulos de la pasada generación y nada más.
  • Ocasión desaprovechada para enmendar errores del pasado. Sus novedades se limitan a recortes de contenido y modos de juego.
  • Si Ninja Gaiden 4 depende de la Master Collection…