8 pasos para elegir una correctamente una pluma fuente

196


La pluma fuente es una herramienta que no puede faltar entre tu arsenal, y te explicamos cómo escoger la mejor. Más allá de ser un artículo de distinción, que reivindica el placer de escribir a mano, tiene muchos beneficios que quizá no conocías.

Escribir con pluma fuente o estilográfica puede ayudar a ejercitar la memoria, la precisión, la creatividad, la organización, entre otros. Cada anotación requiere una concentración que se traduce en sensaciones placenteras a través de la caligrafía. Además, de esta forma la escritura obtiene un carácter personal e individual, que hace aún más valiosa su ejecución

Para obtener la tuya, solo hace falta elegir. Descubre cómo escoger la pluma fuente ideal para ti en 8 sencillos pasos:

1. Elige la ocasión

No es lo mismo elegir una pluma fuente para la vida diaria que para una ocasión especial. Es importante tener en mente para qué la vas a usar, y de esta forma elegir un estilo que se acomode mejor a tus necesidades. Para la vida diaria busca una opción robusta, cómoda y funcional que puedas llevar contigo. Si vas a usarla para ocasiones especiales, y puedes dejarla en un lugar seguro, opta por un diseño más valioso y llamativo que te inspire al momento de trasladar tus pensamientos al papel.

2. Elige el grosor

Dependiendo del tipo de caligrafía que busques realizar, debes elegir el grosor del plumín. Puedes encontrar desde opciones ultrafinas a extragruesas, y muchos tipos entre ellas, cada una con un propósito diferente. La elección dependerá de tu gusto personal para el trazo que quieras lograr. Generalmente se recomienda que el grosor del plumín esté adaptado al tamaño de la letra.

3. Elige el tamaño

El tamaño de nuestra mano determinará que la pluma de tus sueños tenga un tamaño mayor o menor. Tradicionalmente las plumas grandes se asociaban al hombre y las pequeñas a las mujeres. Existen varias marcas que crean el mismo modelo de pluma en hasta 7 tamaños distintos, para que elijas la que más se acomode a tu mano y forma de escribir.

4. Elige el material

Puedes elegir entre dos opciones: acero u oro. El acero aporta solidez, y es más costeare que una punta de oro. Esta última favorece un trazo más fluido, ideal para largas sesiones de escritura, ya que el deslizamiento sobre el papel es mucho más ligero. Sin embargo, el acero también es una gran opción para la vida diaria y permite trazos fluidos con la punta correcta.

5. Elige la tinta

Para suministrar a tu pluma fuente de tinta, necesitas elegir qué tipo funciona mejor para ti: cartucho, émbolo o convertidor. Generalmente, casi todas las plumas funcionan con uno y otro de igual forma, pero cada presentación tiene sus pros y contras. El cartucho aporta comodidad y permite reponer fácilmente en cualquier momento; el convertidor o émbolo permiten usar tinta de mucha más calidad y tienen más variedad de colores.

6. Elige el agarre

Al igual que el tamaño de la pluma fuente, el agarre debe adaptarse al tamaño de tus dedos y la forma en que escribes. La longitud de esta sección y su ergonomía deben adaptarse bien a tu mano de forma cómoda. Prueba varias marcas hasta encontrar la que sea ideal para ti.

cómo elegir pluma fuente

7. Elige el cuerpo

Puede estar revestido con resina, celuloide, metal, acrílico, madera… Las opciones son varias y  tu elección dependerá principalmente de tus gustos personales. Desde la calidez de la madera, a los acabados en metal. Asegúrate de que tenga un peso equilibrado y se sienta bien contra la piel al momento de escribir.

8. Elige el capuchón

El capuchón es una pieza muy importante que no debe quedar olvidada, ya que protege el corazón de la pluma fuente. Hay muchos tipos de cierre entre los que elegir, pero lo más importante es que debe encajar a la perfección para protegerla de forma adecuada.