Demandan a Sony por restringir las ventas digitales

4


Hace ya dos años que Sony dejó de vender códigos de descarga de juegos digitales en tiendas como Amazon. Ahora el fabricante de la PlayStation podría sentarse en el banquillo de los acusados por restringir las ventas de juegos digitales a su propia tienda, la PlayStation Store.

En una demanda colectiva propuesta en el Tribunal de Distrito del Norte de California, propietarios de la consola acusan a Sony de inflar artificialmente los precios de los juegos a través de su tienda digital, e impedir que los consumidores compren juegos digitales en otras tiendas.

Los demandantes alegan que el comportamiento de Sony es monopolístico y, por lo tanto, ilegal. “El monopolio de Sony le permite cobrar precios supracompetitivos por los juegos digitales de PlayStation, que son significativamente más altos que los de sus versiones físicas vendidas en un mercado minorista competitivo, y significativamente más altos de lo que serían en un mercado minorista competitivo de juegos digitales”, dice el documento.

No es extraño ver juegos de nueva generación en la PlayStation Store por 20 o 30 euros más de lo que cuestan en formato físico. Y es que los consumidores pagan un sobrecoste de hasta un 175% por las versiones digitales de los juegos, según los demandantes. Algo que, sin duda, pone en perspectiva los 100 euros menos que cuesta la versión sin lector de discos de la PlayStation 5.

Hasta ahora, estas prácticas se consideraban un estándar en la industria de las consolas, pero la reciente demanda de Epic Games contra Apple por su supuesto abuso de posición con la App Store parece la tormenta legal perfecta para que los jueces se fijen también en tiendas como la PlayStation Store.