El legado de Gordon Freeman y Half Life

26


El 20 de noviembre de 1998 Half-Life lo cambió todo, convirtiéndose desde ese momento en un videojuego fundacional para los shooters en primera persona. El enorme impacto que causó supuso una verdadera revolución, demostrando que se podían hacer videojuegos adultos sin perder un ápice de diversión. Ahora, 20 años después, el legado de Half-Life sigue siendo imborrable.

La historia detrás de Half-Life es muy interesante, ya que fue el primer videojuego creado por Valve. La empresa norteamericana, encabezada por sus fundadores, Gabe Newell y Mike Harrington, decidió estrenar su independencia laboral de Microsoft creando un videojuego que no fuese una «galería de tiro», sino una experiencia mucho más inmersiva. Esto lo consiguieron creando entornos muy abiertos por los que podíamos movernos con total libertad, dotando a los enemigos de una IA muy avanzada y construyendo una narrativa revolucionaria para la época.

La palanca de Gordon Freeman se ha convertido en un arma icónica.

La madurez y profundidad del guion provocaron un cambio drástico en la industria, dejando de lado narrativas tan sencillas como las de Doom o Quake. Entre las múltiples referencias culturales que podemos encontrar está la terrorífica obra literaria La Niebla, escrita por Stephen King en 1980 y donde se relatan los terribles sucesos provocados por unos experimentos militares que ocasionan la llegada de terribles criaturas. Además de otras influencias confirmadas como el videojuego Resident Evil, Brett Johnson, diseñador de niveles del proyecto, dijo en una entrevista que se inspiró en el manga japonés Akira, escrito y dibujado por Katsuhiro Otomo, para crear los espectaculares entornos del título.

Otro recuerdo imborrable es su protagonista, Gordon Freeman, un científico que trabaja en el Centro de Investigación Black Mesa. El videojuego comienza con un día más de trabajo, sin embargo, un error en las instalaciones ocasiona que se abra un portal interdimensional que permite la llegada de extraterrestres. Desde ese momento, Gordon Freeman debe intentar solucionar el problema, permitiéndonos disfrutar de una historia adulta y muy bien mezclada con la jugabilidad.

La IA de los enemigos era muy variada para la época y ofrecía retos exigentes.

El último punto que hizo único a Half-Life fue su espectacular acabado gráfico. El título fue un auténtico prodigio técnico para la época, demostrando todo el potencial del motor GoldSrc, una modificación muy avanzada del motor gráfico utilizado para títulos como Quake, y que posteriormente daría pie al mítico Source que Valve ha usado en multitud de videojuegos.

Un recuerdo imborrable
Lo que vino después del lanzamiento es historia. Half-Life fue un auténtico éxito de ventas, se convirtió en uno de los juegos del año y es considerado por muchos como el título más influyente de la historia de los videojuegos. Después de este colosal éxito en Valve sucedieron muchas cosas, la primera y más importante es que su cofundador, Mike Harrington, decidió tomarse unas largas vacaciones y dejó la industria durante muchos años. Posteriormente, para mantener vivo el legado de Half-Life, se lanzaron algunas expansiones y en 2004 Valve hizo un remake con el motor gráfico Source.

Este mismo motor fue utilizado para crear Half-Life 2, videojuego que también marcó un antes y un después en la industria, pero del que hablaremos otro día. Finalmente, y demostrando que el título sigue siendo un referente, en mayo de 2015 se lanzó en acceso anticipado para Steam el proyecto Black Mesa, un remake completo de Half-Life creado por un grupo de modders.

El videojuego Black Mesa está siendo apoyado oficialmente por Valve.

Lo más triste de esta historia, no es solo que todavía no tengamos noticias de que Valve esté desarrollando Half-Life 3, sino que la compañía norteamericana no ha hecho ningún tipo de homenaje a su primer videojuego por el veinte aniversario, un gesto poco caballeroso que no empobrece el enorme legado de Half-Life, un título único que nosotros sí hemos querido recordar.