«Desafío humano», el polémico ensayo en Reino Unido

En Reino Unido se ha dado luz verde al polémico método de exponer a voluntarios a ser infectados con el virus para luego hacerles pruebas experimentales con una potencial vacuna contra covid-19.

2667


En la carrera contra el tiempo por encontrar una vacuna contra el coronavirus, Reino Unido se prepara para ser el primer país en llevar a cabo pruebas de «desafío humano» en las que hasta 90 voluntarios saludables serán deliberadamente expuestos al covid-19.

Los ensayos están programados para enero con miras a acelerar el desarrollo de una vacuna contra el virus.

El gobierno está invirtiendo unos US$44 millones en esta estrategia pionera, aunque no deja de ser polémica.

La seguridad será la prioridad número uno, insisten los expertos. Los planes necesitarán ser aprobados desde el punto de vista ético, así como recibir el visto bueno de los entes reguladores antes de seguir adelante.

En qué consisten

Los estudios de desafío humano ofrecen una forma más rápida para ensayar vacunas porque no hay que esperar a que los pacientes se expongan a una enfermedad de manera natural.

Los investigadores primero aplicarían dosis controladas del virus de la pandemia para descubrir cuál sería la cantidad más pequeña que pudiera causar una infección de covid-19 en voluntarios entre los 18 y 30 años.

Estos conejillos de indias humanos, que serían infectados con el virus a través de la nariz y serían observados las 24 horas, presentan el menor riesgo de daño debido a su juventud y buen estado de salud.

Así, los científicos ensayarían en ellos la vacuna que desarrollan para ver si previene la infección.

«Mi equipo ha realizado estudios de desafío humano de manera segura con otros virus respiratorios por más de 10 años. Ningún estudio es completamente libre de riesgo, pero los colegas del Programa de Desafío Humano estarán esmerándose para asegurarse de que los riesgos sean lo menos riesgosos posible», explicó el director de la investigación, doctor Chris Chiu, del Imperial College en Londres.

El profesor Peter Openshaw, otro investigador del programa y director del Consorcio de Desafío Humano, dijo que el infectar voluntarios a propósito con un patógeno humano identificado «nunca se toma a la ligera».

Aseguró, sin embargo, que este tipo de estudios eran inmensamente informativos.

«Es realmente vital que procedamos lo más rápido posible hacia la consecución de vacunas efectivas y otros tratamientos para la covid-19».

Laboratorio de ensayos en la Universidad de Oxford

Dilema ético

Infectar deliberadamente a alguien con covid-19 presenta un dilema ético, especialmente cuando no existe un tratamiento para curar a los pacientes, aunque hay algunos que pueden hacer la enfermedad menos virulenta.

El profesor Julian Savulescu, un experto en ética de la Universidad de Oxford, opina que los ensayos son justificables. «En una pandemia, el tiempo significa vidas. Hasta ahora, más de un millón de personas han muerto».

«Existe un imperativo moral de desarrollar una vacuna segura y efectiva, y hacerlo lo más pronto posible», señaló.

«Dado lo que está en juego, sería inmoral no realizar los estudios del desafío».

Alok Sharma, secretario de Estado para el Desarrollo Internacional, reafirmó el apoyo del gobierno británico. «Estamos haciendo todo a nuestro alcance para combatir el coronavirus, incluyendo el apoyo a nuestros mejores y más destacados científicos e investigadores en su búsqueda de una vacuna segura y efectiva».